Derecho CivilNoticias

EL COLAPSO EN LOS JUZGADOS PONE A PRUEBA LA SALUD DE NUESTROS MAGISTRADOS

LAWYERPRESS / @LuisjaSanchez
 
Jueces de lo social y mercantil, más afectados por situaciones de estrés y riesgo de infartos  derivados de jornadas maratonianas
Ya lo comentaba hace unos días Jueces para la Democracia ante del demoledor informe del CGPJ que señalan que nuestros juzgados tienen una sobrecarga del 150 por ciento, http://goo.gl/zs5g5R. Estrés y otras enfermedades son compañeras de los jueces, el único colectivo sin plan de prevención de riesgos laborales a nivel privado en nuestro país. La Asociación de Jueces Francisco de Vitoria y Foro Judicial Independiente llevan también años mostrando su preocupación por la salud laboral de los jueces. Aun en el siglo XXI este colectivo carece de un plan de prevención de riesgos laborales y un  catálogo de enfermedades profesionales. De hecho algo ya tan normal en cualquier local como un desfibrilador falta en nuestros juzgados. Estrés en los varones y cáncer en las mujeres son algunas de las enfermedades que surgen en este contexto laboral sin fin. En los próximos días las cuatro asociaciones judiciales mantendrán una reunión con el Ministro de Justicia Rafael Catalá a fin de explicarle su visión de la situación jurídica; reforma de la LOPJ y la propia sobrecarga de trabajo. El anuncio de 282 plazas para este año 2015 es insuficiente para nuestros jueces.
El episodio que se vivió este lunes en un juzgado de la capital de España ha activado todas las alertas de nuestra judicatura. Un magistrado destinado en uno de los juzgadosde lo Mercantil de Madrid sufrió un infarto cuando desarrollaba su labor. Por fortuna este profesional se recupera de forma positiva tras ese susto y el propio CGPJ señalaba que este hecho se iba a tramitar como accidente de trabajo, al ocurrir el infarto en horas de audiencia y en la sede judicial.
Desde diversas fuentes judiciales hay mucha preocupación por la situación actual por  los ya varios (demasiados) fallecimientos y accidentes coronarios de jueces y magistrados ocurridos en fechas recientes, y por la proliferación de dolencias y afecciones cardíacas y derivadas de stress en el colectivo de jueces y magistrados.
Curiosamente no hay datos fiables sobre los problemas de salud de los jueces españoles. Por protección de datos no se incluyen en los partes de baja lo que es la enfermedad sino que se incluyen unos códigos numéricos. Acceder a esos códigos para saber de qué estamos hablando no resulta sencillo para nadie. Por ello es complicado hacer estadísticas en los riesgos laborales de este colectivo profesional.
Y es que la coyuntura no es nada buena, como nuestros lectores saben, somos uno de los países con uno de los ratios menores en relación jueces por cada 100.000 habitantes.. Con apenas 10 jueces por cada 100.000 habitantes, España está en la mitad de la media de la Unión Europea (21,3 por cada 100.000 habitantes) y a una distancia abismal no ya de países como Alemania, sino otros mucho más pequeños como Portugal.
 
Faltan desfibriladores en los juzgados
En opinión de Angel Dolado, portavoz nacional de Foro Judicial Independiente y juez decano de Zaragoza (en la foto), hay que seguir trabajando en esta línea de cara a que el colectivo judicial tenga su plan de prevención de riesgos laborales. “Ahora que el Tribunal Supremo ha anulado el modelo de medición de carga de trabajo del CGPJ que nos beneficiaba en un 13 por ciento es posible que este fallo nos perjudique y se incremente el trabajo”, apunta. Dolado reconoce que solo en determinados sitios, como Ciudades de la justicia hay desfibriladores y que los primeros auxilios brillan por su ausencia si los jueces tienen un problema de salud. El CGPJ creó una Comisión Nacional de Seguridad y Salud hace años que debería impulsar todos estos cambios pero sus trabajos son lentos a juicio de este magistrado.
Desde su punto de vista las condiciones de trabajo deben mejorar, de hecho nos comenta que hay despachos con poca luz o aire de ventilación directa que en un contexto de mucho trabajo genera problemas de salud en los jueces. “Es fundamental que se estudie a fondo como hay que adaptarse al puesto de trabajo. Cuando los jueces trabajamos al 200 por cien eso significa que se necesitan el doble de profesionales para dar un servicio de calidad”, comenta. Una idea que han planteado desde su asociación es la figura de delegado de prevención de riesgos laborales dentro de los propios jueces. “Desde el anterior CGPJ los jueces disponemos de reconocimientos médicos que antes no teníamos. Cuando hay un problema importante de salud hay que llamar al 112 porque los juzgados no están habilitados para resolver un problema serio”, subraya.
Es evidente que las declaraciones en el Congreso este miércoles pasado del titular de Justicia, Rafael Catalá anunciando la creación de 282 plazas de jueces y 46 de fiscales ha sido una buena noticia para la carrera judicial. No obstante desde esos colectivos se le pide al Ministro que haya una dotación presupuestaria para que creen tantas plazas en los próximos cinco años. “Es urgente reducir esta carga de trabajo porque la salud de muchos profesionales está en peligro. Ahora con la situación actual se llevan hasta dos o tres juzgados, situación que redunda tanto en la calidad de servicio de los jueces como en su salud”, apunta Dolado.
Como recordarán nuestros lectores el Ministro Gallardón eliminó de un plumazo en diciembre del 2012 a los jueces y fiscales sustitutos que en número cercano a 1500 estaban desempeñando su labor con gran eficacia. Ahora este colectivo que se encuentra en una lista de espera de la que si se salen perderán sus derechos reclaman sus derechos laborales en Bruselas, http://goo.gl/fdGkkw.
Esta situación hace que el momento que viven los jueces españoles no es el mejor posible. Desde Francisco de Vitoria se recuerda que hace cinco años no se ha creado un juzgado en España. Pese a ello, la pendencia se reduce, lo que evidencia el sobreesfuerzo de jueces y magistrados. Sobreesfuerzo a costa de su salud, como una vez más, por desgracia, ha quedado demostrado como en el caso de Madrid.
Desde esta asociación profesional se señala que no hay un trato bueno desde el Ministerio de Justicia hacia este colectivo: “ los jueces hemos obtenido cinco años consecutivos de congelación salarial, dos bajadas de sueldo y la supresión de importantes prestaciones (como la asistencia psicológica) en la Mutualidad General Judicial.”
Para estos profesionales la situación es insostenible y se reclama tanto a Justicia como al CGPJ que se creen durante los próximos cinco años al menos doscientas plazas por año, a fin de acercarnos al ratio europeo.
Al mismo tiempo se pide un  verdadero pacto de Estado sobre Justicia que escuche a los jueces y que, con dotación económica, contemple una ampliación de la planta judicial en esas 200 plazas anuales, para así reducir la exagerada sobrecarga de trabajo de jueces y magistrados.
También se reclama la modificación del Reglamento del Mutualismo Judicial a fin de garantizar la presencia de Jueces y Magistrados, integrantes del Poder Judicial, en los órganos de Gobierno de la Mutualidad; y cuantas actuaciones sean precisas para restablecer que Jueces y Magistrados tengan los mismos derechos y prestaciones, ni más ni menos, que los demás mutualistas.
Al mismo tiempo se cree que es necesario la habilitación presupuestaria urgente para reforzar todos los órganos judiciales que, a la vista de la sobrecarga constatada, lo necesiten; y para el nombramiento de jueces sustitutos que eviten que un solo juez, en caso de enfermedad de un compañero, pueda llevar dos, tres y hasta cuatro juzgados a la vez.

Leave a Reply

Abrir chat
¿Podemos ayudarte?