CMICAV

Mediación para evitar medio millar de desahucios en valencia

El servicio gratuito del Ayuntamiento y del Colegio de Abogados logra seis entregas de vivienda como pago de la deuda

El servicio de mediación hipotecaria puesto en marcha por el Ayuntamiento de Valencia y el Colegio de Abogados ha atendido ya a 550 personas que corrían el riesgo de ser desahuciadas de sus viviendas, según los datos facilitados por la Concejalía de Bienestar Social. De ahí que la coordinadora del CMICAV, Anna Vall, muestre su satisfacción por la evolución del mismo, dado “el elevado número de atenciones realizadas y de negociaciones exitosas conseguidas, algunas en situaciones muy complicadas”.

   Así, de los 81 expedientes tramitados en 2012 (arrancó en junio de ese año) se pasó a 137 el año pasado. Y éste ya llevan 67, con 19 expedientes abiertos y 48 asesoramientos. A estas cifras hay que sumar las 265 atenciones ofrecidas en la sede del Colegio de Abogados en este tiempo. De hecho, el consistorio y la entidad colegial tuvieron que firmar un nuevo convenio para ampliar los días de atención al usuario y el número de profesionales que se dedican a esta función. Así, pasó de ofrecerse únicamente en el Mesón de Morella (un centro municipal de Ciutat Vella) a hacerlo también en la sede colegial.

   Desde su puesta en marcha como el primer servicio de estas características en España, el servicio de mediación hipotecaria ha logrado seis daciones de la vivienda en pago de la deuda y otras cinco suspensiones de lanzamientos (el acto por el que la comisión judicial acude a la vivienda para proceder al embargo). Reestructuración de la deuda, refinanciaciones o quitas son otros de los procesos que también se han abordado. “Lo que más se solicita es el inicio de una intermediación que haga posible una negociación con el banco que permita seguir cumpliendo con el pago del préstamo hipotecario, adaptando la forma de pago a su realidad económica y así poder conservar su casa”, detalla Vall, que remarca que la filosofía del servicio es “no cerrar ningún caso mientras hayan alguna expectativa o posibilidad, por mínima que sea, de llegar a algún tipo de acuerdo”.

 

   Respecto al perfil de usuario, la coordinadora del CMICAV explica que no es unitario pero que la mayoría de casos son personas “que han perdido su trabajo, que han visto sus ingresos muy reducidos o familias en las que uno o varios de sus miembros se han quedado en el paro y ese sueldo era precisamente el que les permitía pagar la hipoteca”. Hay autónomos y gente con negocios pequeños que “no han podido superar la crisis y que han visto muy mermada su capacidad económica, hasta el punto de que les es imposible seguir haciendo frente a su deuda hipotecaria”. Pero sí hay algo que tienen en común: “lo último que dejan de pagar las familias es justamente la cuota hipotecaria, acudiendo incluso a comedores sociales para poder comer”.

   El servicio de mediación hipotecaria es gratuito y el objetivo de los profesionales es “acompañar, ayudar y orientar a las personas usuarias hacia una negociación eficaz con el banco o hacia el recurso y la actuación concreta que sea más útil y efectiva en cada maso, dentro del marco legal vigente en materia hipotecaria”. Ana Vall recuerda que cualquier ciudadano puede acceder a este mecanismo, bien a través de los servicios sociales del consistorio bien llamando al centro del Colegio de Abogados (96 310 31 89).

 

LASPROVINCIAS

Leave a Reply

Abrir chat
¿Podemos ayudarte?