Derecho CivilNoticias

LAS VENTAJAS DE LA MEDIACIÓN FAMILIAR: CLAVES PARA SUPERAR LA RUPTURA


 

– LAWYERPRESS / Silvia Landa Ocón. Mediadora y Abogada

 

Taller organizado en el Colegio de Psicólogos de la Rioja este pasado sábado
“Hacen falta dos para bailar el tango. Se divorcian los padres, no los hijos”, ha sido el título del Taller de Mediación Familiar que hemos impartido mi compañera Inmaculada Aragón, mediadora y psicóloga y yo misma, Silvia Landa, mediadora y abogada, en el Colegio de Psicólogos de La Rioja (Logroño), el día 10 de mayo. ¿Por qué un tango? Porque es un baile que exige saber llevar el paso, así como colaboración y coordinación con la pareja de baile, cual sucede en los casos de mediación familiar, cuando han de tomar decisiones respecto a sus hijos, en el momento de la ruptura. Trabajar como compañeros y no como competidores, en aras a garantizar el bienestar de sus hijos, aunque su relación como pareja haya terminado.
Este taller se estructuró en cuatro horas donde se trató:
El divorcio ¿crisis u oportunidad?: con la presentación de supuestos prácticos de estilos de comunicación y de gestión de los conflictos.
Gestión positiva de los conflictos. Se han desgranando algunas de las habilidades y herramientas que el mediador ha de trabajar, como son la escucha activa, empatía, asertividad, etc…, mediante ejercicios prácticos.
Reorganización de la familia tras el divorcio y aparición de nuevos conflictos, como pueden ser la modificación de las circunstancias respecto al momento de la ruptura, la aparición de nuevas parejas, relación con la familia extensa, etc…, con mención a los aspectos jurídicos de la ruptura y emocionales, tanto de la pareja, como de los hijos, habidos en común. Para ello, se han realizado dos role-playing, el primero de sesión informativa y el segundo de sesión individual (con los dos miembros de la pareja).
El grupo ha estado integrado por psicólogos, abogados y trabajadores sociales interesados y formados en mediación, que buscaban ampliar la formación práctica. Durante el taller han participado activamente, con preguntas como:
1.- Si es positivo que participen los menores en las sesiones de mediación. Ello ha dado lugar a un interesante debate. La valoración y decisión dependerá de la edad de los menores y del momento del proceso en el que nos encontremos.
2.- El papel del mediador: ¿podemos proponer soluciones y alternativas?. ¿Se ponen en riesgo las máximas de que el mediador ha de ser imparcial y que las partes han de llegar a acuerdos por sí mismas?. Se han comentado las distintas escuelas de mediación y el papel que asumen los mediadores en cada una de ellas. Se han puesto ejemplos de la normativa de algunas Comunidades Autónomas sobre mediación familiar, donde se llega a conclusiones diversas, es decir, hacer o no hacer propuestas a las partes. Se ha tratado el momento de la tormenta de ideas, la forma de desbloquear la situación en caso de no existir ninguna opción o propuesta con la que comenzar a trabajar, etc…concluyendo que serán las partes quienes tienen que decidir aquello que satisfaga sus intereses. Las partes son los protagonistas del proceso. El papel del mediador es la de facilitar la comunicación y dirigir el proceso y en modo alguno la toma de decisiones.
3.- Igualmente han surgido cuestiones relativas a las técnicas y en especial a la forma de realizar las preguntas a las partes. Las mismas nos aportan información sobre los intereses de las partes (ej. Preguntas circulares, que facilitan el intercambio de papeles, es decir, la empatía, pero también las hipotéticas, abiertas, cerradas, etc…en función de la fase del proceso en el que nos encontremos), pero no pueden convertir la sesión en un interrogatorio.
4.- Otra cuestión que se ha resaltado durante los role-playing es la utilización de un lenguaje positivo, que involucre la reciprocidad y el reconocimiento de las partes, así como la valoración positiva de su papel de padres, en el sentido de que ambos han apostado por solución dialogada. Para ello se han realizado ejercicios de mensajes “Yo” y asertividad.
Para concluir el taller se ha facilitado una recomendación de materiales (cuentos y vídeos) para comunicar a los hijos la decisión de la separación desde los 3 hasta los 16 años, así como la incorporación de nuevos miembros (como las nuevas parejas de sus progenitores).
“El tango es una forma de caminar”: Jorge Luis Borges

Leave a Reply

Abrir chat
¿Podemos ayudarte?