Derecho ConcursalNoticias

LA ADMINISTRACIÓN CONCURSAL PIDE INICIAR LA VENTA POR PARTES DE ROS CASARES

Julián Larraz | valencia- Las Provincias
Las filiales de Valencia y Vitoria, proveedoras de la automoción, son las que más interés despiertan entre los fondos de inversión
La administración concursal de Ros Casares quiere dar una solución definitiva al largo proceso de incertidumbre que vive la compañía y ha solicitado al juez la apertura de un proceso de venta de las unidades productivas, lo que en síntesis permite una venta por partes de la compañía. Esta alternativa se realiza previa a la liquidación de las sociedades en concurso de acreedores y con ella se permite que el negocio y los trabajadores tengan continuidad.
Entre las unidades productivas que se ponen a la venta, las dos más destacadas son las que tienen las mercantiles Thyssen Ros Casares (TRC) y Centro del Acero. Ambas se dedican al negocio de planos, que es como se denomina el producto básico que se utiliza en la industria de la automoción. La sociedad que tienen al 50% cada uno alemanes y valencianos (TRC) dispone de centros de trabajos en Sagunto y El Puig.
La idea de los administradores concursales es sacar a la venta ambas fábricas de manera que los compradores asumirían la plantilla y mantendrían el negocio que todavía sigue realizando la mercantil. Mismo procedimiento se quiere realizar con Centro del Acero, ubicada en Vitoria junto a la fábrica de Mercedes y próximas a las de Renault, General Motors y Volkswagen. Precisamente la marca alemana ha mejorado notablemente las perspectivas de esta filial de Ros Casares con su anuncio de 4.200 millones de euros de inversión en sus fábricas en España, lo que ha ratificado el momento dulce en el que se encuentra la industria de la automoción nacional.
El otro paquete de unidades productivas que se pone a la venta es el que forman los almacenes y centros de distribución que el Grupo Ros Casares desarrolló por toda España. Según las fuentes consultadas, este bloque provoca reacciones opuestas entre los inversores. Hay quien considera que no aporta ningún valor, por lo que descartan realizar puja por ellos mientras que otras opinan que su utilidad por separado es prácticamente nula pero que si une al resto de actividades de Ros Casares puede crear sinergias relevantes.
La tercera parte de la venta por partes de Ros Casares es la fábrica de Esquivias (Toledo), especializada en tubos, que en resumen es el producto que más ligado está a la construcción de viviendas. Las fuentes consultadas aseguran que habrá, cuando el juez dicte el auto de apertura del proceso de venta, más de una decena de unidades productivas en búsqueda de comprador. Entre ellas, incluso, podrían estar las licencias del extinto Ros Casares Valencia, equipo de baloncesto femenino que fue campeón de Europa, y que fuentes próximas al concurso llegaron a considerar que forman parte del activo del grupo empresarial si se lograba una venta adecuada.
Lo que todavía es una incertidumbre es cuándo se producirá el carpetazo final al concurso de Ros Casares. Entre los implicados en el proceso existen deseos de que las ventas de unidades productivas se puedan producir antes de este verano mientras otros creen que el paso por el notario será en 2016.

Abrir chat
¿Podemos ayudarte?