Derecho CivilNoticias

HACIENDA IMPONDRÁ A LAS CCAA UN TIPO MÍNIMO EN SUCESIONES


 Expansión.com

La reforma tributaria que ultima el Ministerio de Hacienda va a dar un vuelco a la fiscalidad de las comunidades autónomas. Y va a soliviantar los ánimos de más de un barón regional.
El Ministerio de Cristóbal Montoro va a imponer un tipo mínimo en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones en todas las comunidades autónomas. La tributación mínima se situará en el 3% o el 4% a partir de 2015, siguiendo, esta vez sí, las recomendaciones del equipo de expertos comandados por Manuel Lagares, según las fuentes consultadas. Hacienda toma así una decisión de enorme trascendencia no sólo fiscal, sino también política, ya que sitúa en el disparadero a comunidades como Madrid, que tienen bonificado la práctica totalidad de este impuesto. Obliga así al Gobierno de Ignacio González a dar marcha atrás en una de las principales señas de identidad del PP de Madrid. Al mismo tiempo, beneficiará a autonomías como Cataluña o Andalucía, que han sufrido en los últimos tiempos la deslocalización de patrimonios para evitar la onerosa fiscalidad de sus territorios. El Impuesto de Sucesiones y Donaciones es, junto con Patrimonio, y por delante del IRPF, el principal causante de deslocalizaciones de contribuyentes. Una donación de 800.000 euros paga, por ejemplo, en Andalucía 206.109 euros más que en Madrid. Las mismas fuentes explican que este cambio, que se acompañará de otras reformas para fomentar de la unidad de mercado, se tramitará en el conjunto de la reforma y entrará a en vigor en 2015. La propuesta de Lagares En este caso, los planes de Hacienda coinciden con la propuesta del comité Lagares, que sugiere crear tipos reducidos, de entre el 4% y el 11%, fijar unos tipos máximos y mínimos y establecer un mínimo exento en el entorno de 20.000 o 25.000 euros. En las semanas previas a que los expertos que han asesorado al Gobierno presentaran su propuesta, la publicación de borradores que mostraban su plan de establecer un mínimo para todas las comunidades y distintos rumores originaron un aluvión de donaciones en Madrid y otras autonomías que bonifican el impuesto, ante el temor de que el Gobierno aprobara el cambio por sorpresa (ver información adjunta). Bancos privados y asesores fiscales mandaron entonces a sus clientes advertencias de alerta sobre una inminente «reforma del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones para introducir un tipo mínimo estatal». Incluso se barajó que el cambio se haría con efectos ya desde 2014. Las fuentes antes citadas refrendan que Hacienda contempla este plan pero para 2015. El cambio en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones para evitar la brecha fiscal en las autonomías es una de las reclamaciones recurrentes de las comunidades que por sus desequilibrios presupuestarios han tenido que elevar la presión fiscal a niveles desorbitados. Es el caso de Cataluña que, junto a Andalucía yAsturias, mantiene el tipo en el IRPF más elevado, y suele gravar fuertemente ambos conceptos. En el lado contrario se encuentran comunidades saneadas como Madrid o Baleares, que mantienen esta figura prácticamente bonificada en su totalidad. La Generalitat catalana ha denunciado incluso el dumping fiscal que asegura que sufre. El Instituto de Estudios Fiscales, que depende de Hacienda, también defiende en sus estudios la armonización deSucesiones con un tipo mínimo. En el estudio La imposición lineal de las sucesiones y donaciones propone establecer un tipo fijo combinado, en su caso, con un mínimo exento, para ganar en «simplicidad, eficiencia y equidad».

Leave a Reply

Abrir chat
¿Podemos ayudarte?