Mediación y ArbitrajeNoticias

FRACASA LA MEDIACIÓN PARA LA INDUSTRIA TEXTIL FUENTECAPALA


Hoy.es

No ha habido acercamiento en el acto de mediación celebrado ayer en Cáceres entre la dirección de la mayor empresa textil de la región, Fuentecapala, de Navalmoral de la Mata, y los miembros del comité de empresa junto a los sindicatos a los que pertenecen. Las cosas siguen como estaban, con el periodo de consulta abierto para dialogar sobre el plan de negocio propuesto por la empresa que contempla el mantenimiento de solo 37 de los casi 140 puestos de trabajo que tiene ahora mismo.

Según los asistentes a la reunión, la dirección presentó un plan de acompañamiento que no incluye nuevos empleos, cuando los representantes sindicales estiman que con menos de 95 trabajadores no se puede alcanzar el nivel de producción que contempla el plan de negocio, que la empresa quiere hacer con solo 37 operarios. Asimismo planteó realizar los despidos por bloques de edades a partir de los 46 años. Llegados a ese punto se levantó la reunión sin acuerdo alguno.

Continúa el encierro

A más de 100 kilómetros de distancia, en la planta de Navalmoral se mantenían expectantes, aunque poco optimistas, los trabajadores amenazados de despido, que en la noche del miércoles se iban a sumar al encierro que protagoniza desde el lunes el comité de empresa.

El encierro es peculiar. Se hace en la propia fábrica una vez que se cierra al terminar la jornada laboral, cuando varias personas permanecen dentro como protesta mientras se cierra la verja que da a la calle, recibiendo la visita de numerosos compañeros y vecinos que se interesan por su situación. Algunos incluso les llevan agua y alimentos para pasar la noche.

«El encierro se va a mantener hasta el mismo momento de terminar el plazo de consulta, las doce de la noche del viernes. Hasta entonces estamos dispuestos a negociar cuando la empresa nos llame», señalaba ayer Leocadio Núñez, secretario regional de la Federación de Industrias y Afines de la UGT

Núñez tampoco se olvida de los responsables políticos de la región, de quienes dice no entender que consideren un triunfo mantener la fábrica abierta con 37 trabajadores cuando la realidad es que se van a perder cerca de un centenar de empleos, que se unirán al centenar que se ha destruido desde el año 2010. Por eso insistió en pedir al presidente de la Junta de Extremadura, José Antonio Monago, que se ocupe personalmente de la problemática de Fuentecapala, asunto para el que ha delegado en la vicepresidenta, Cristina Teniente.

Leave a Reply

Abrir chat
¿Podemos ayudarte?