Levante

Iniciar una reclamación en los juzgados es arriesgado y, sobre todo, caro. «Pleitos tengas y los ganes», advierte el versado refranero popular. La lentitud, la complejidad y su elevado coste convierten los procesos judiciales en una vía impracticable para muchos ciudadanos. Una de las alternativas que cobra cada día mayor protagonismo es la de la mediación y el arbitraje. El Colegio de Abogados de Valencia, consciente de la necesidad de potenciar este procedimiento en un momento de gran dificultad financiera de las familias y saturación de los juzgados, que se muestran incapaces de resolver los expedientes en un tiempo razonable, ha ampliado los servicios de asesoramiento legal que se ofrecen a cuantos se acercan a su sede de la plaza Tetuán. La mediación ofrece idénticas garantías „el acuerdo entre las partes tiene valor de sentencia si se valida ante notario„ a un precio diez veces menor que un pleito convencional. El ahorro es muy tentador al suprimirse las tasas judiciales y las copiosas minutas de los abogados y procuradores. La experiencia ha resultado exitosa en sus dos años de funcionamiento: los letrados del colegio han atendido a cinco mil ciudadanos y tramitado casi tres mil expedientes de mediación, el 61 % de ellos resuelto con éxito. La mayoría de las solicitudes, en un contexto de aguda crisis económica, tiene su origen en litigios hipotecarios. Y las separaciones y divorcios ocupan cada vez más espacio. El acierto del Colegio de Abogados al apostar por esta modalidad es indudable. Ofrece sensibilidad y eficacia.

Leave a Reply

Abrir chat
¿Podemos ayudarte?