Claves para salir de una lista de morosos –

La inclusión en un fichero de morosos o de solvencia patrimonial es una práctica habitual como medida de presión para reclamar una deuda. Denegarte una tarjeta bancaria, no poder contratar un seguro o, incluso, tener dificultades para hacer frente a obligaciones vinculadas a contratos de suministros (luz, teléfono o gas) son algunas de sus consecuencias más comunes. Cuidado porque entrar es fácil, pero no lo es tanto salir.  

 

Estar en un listado de morosos es más fácil de lo que parece y puede complicarte mucho la vida. Esto nos lleva a que una de las preguntas más planteadas no sólo sea quién y por qué puede incluir mis datos en un listado de morosos, sino cómo puedo salir de este. Por ello, en este post vamos a centrarnos en ver qué posibilidades tiene un deudor para salir de un registro de morosos y qué pasos debe seguir para dejar de figurar en ellos.

 

Es importante saber que existen varios requisitos para alistar a una persona en dichas bases de datos:

  • Los datos los debe de suministrar el acreedor o quién lo hace por su cuenta o interés.
  • No se podrán incorporar al fichero los importes inferiores a 50 euros de deuda.
  • Existencia de una deuda cierta, vencida, exigible e impagada. Asimismo, esta no deberá haber sido objeto de reclamación administrativa o judicial por el deudor o mediante un proceso alternativo de resolución de disputas vinculante (arbitraje de consumo).
  • Que se haya informado al cliente en el momento de la contratación del bien o servicio, o en el momento de requerirle el pago, de la posibilidad de incluirlo en estos sistemas.
  • El plazo máximo de estancia de los datos en el fichero es de hasta cinco años como máximo, desde la fecha de vencimiento de la obligación financiera, dineraria o de crédito.

 

 

Inclusiones por error

 

Hasta el más honorable de los pagadores puede un día ver su nombre en un fichero. Muchas de las inclusiones se realizan sin que haya una deuda de por medio o sin cumplir los requisitos mencionados. También son frecuentes los casos de usurpación de personalidad, de contrataciones fraudulentas. Según la Agencia de Protección de Datos, la inclusión indebida en los ficheros de morosos es una de las causas que origina el mayor número de sanciones, siendo un 30 % del total de las sanciones impuestas.

 

3 pasos para dejar de figurar en listas de morosos

 

Primer paso: conoce tu situación

 

En este sentido, lo primero para poder salir de una lista de morosos hay que saber si se está en una y por qué.

Lo primero que debes saber es si estás incluido o no en este fichero. Para ello, puedes enviar un email, una carta o llamar por teléfono del fichero para que te ofrezcan información.

En cuanto a la documentación, deberás aportar una fotocopia del DNI o cualquier otro documento válido que acredite tu personalidad, y en el escrito de solicitud, si se realiza por carta o correo electrónico, tiene que figurar tu nombre y apellidos (o razón social, si es una empresa), dirección, número de DNI, fecha de envío y firma. Por ley, tienen un mes para contestar.

Otra opción posible es acudir directamente a una entidad financiera, donde te podrán confirmar si estás incluido en una lista de morosidad, aunque sin concretarte cuál es la empresa con la que se ha suscrito la deuda.

 

Segundo paso: Conoce las vías de salida

 

Vamos a centrarnos ahora en ver qué posibilidades tienen un deudor para salir de un registro de morosos y qué se puede hacer para poder dejar de figurar en esos listados que comprometen la vida de los deudores por precisamente no responder a tiempo de sus impagos.

Estas serían las principales vías para abandonar una lista de morosos:

 

  • Pagar la deuda. Si tiene una deuda cierta, vencida, exigible y reclamada por la empresa, para abandonar el fichero lo primero es pagarla. Una vez pagada, asegúrate de que eliminan los datos del fichero y no confíes en que lo hará la empresa acreedora. Para ello, solicita tu baja al titular del fichero adjuntando tu DNI y copia del pago.

 

  • Reclamar la deuda. Si al avisrte, no estás conforme con la deuda, puedes presentar una reclamación. Actualmente, la ley impide registrar la deuda en el fichero si aquella está siendo reclamada vía administrativa, judicial o mediante un procedimiento alternativo vinculante. La Agencia Espanola de Protección de Datostambién considera que impugnar una deuda ante un órgano arbitral, judicial o administrativo para determinar si tal deuda existe, impide que pueda hablarse de deuda “cierta”. Así pues, si reclamas, denuncia ante la AEPD que la inclusión en el fichero no procede.

 

  • Si no hay deuda.Si se trata de un error, no existe tal deuda o no se cumplen los requisitos para la inscripción en el fichero, solicita la baja al titular del fichero. El titular del fichero debe responder en 30 días, pudiendo ampliarse el plazo hasta 2 meses en casos excepcionales o complejos, pero debiendo informar al afectado en elprimer mes. Si no lo hace, denuncia los hechos ante la AEPD: se abrirá un expediente que puede concluir en sanciones para la empresa acreedora y la gestora del fichero.

 

  • Indemnización si hay error. Si la inclusión es
    incorrecta, puedes reclamar judicialmente una indemnización por los daños causados. Existen diferentes sentencias en las cuales, como consecuencia de la intromisión del Derecho al Honor del afectado por la inclusión en el fichero y en concepto de daño moral, se indemnizó al afectado. Si se trata de un error, no existe tal deuda o no se cumplen los requisitos para la inscripción en el fichero, solicita la baja al titular del fichero.

 

  • Acogerse a la Ley de la Segunda Oportunidades una Ley aprobada en el año 2015 por el Gobierno como la Ley 25/2015. Esta Ley permite que cualquier persona insolvente pueda solicitar la renegociación o cancelación de sus deudas. Como hacen a menudo las empresas cuando entran en quiebra, las personas también pueden declararse insolventes y reestructurar sus deudas.

 

 

Tercer paso: salir del fichero

 

Una vez finalizado el anterior proceso, deberás asegurarte de que tu nombre se elimina del fichero. Es un proceso que deberás realizar tú personalmente, ya que las empresas no actualizan estas listas de morosos habitualmente y aunque hayas cancelado tu deuda, es posible que sigas apareciendo.

 

Ley de la Segunda Oportunidad

 

Ante una situación de insolvencia, la mejor forma de limpiar tu deuda es acogerte a la Ley de Segunda Oportunidad.

Esta ley, vigente desde 2015, es un mecanismo legal cuyo propósito es liberar de las deudas a aquellas personas que lo necesiten por no poder hacer frente a las mismas de forma regular por motivos económicos, empresariales, personales, etc.

Permite que una persona física o jurídica insolvente pueda solicitar el Beneficio de Exoneración del Pasivo Insatisfecho (BEPI), es decir, la cancelación de todas o la mayoría de sus deudas.

Esta fórmula es la mejor opción para salir adelante y empezar de cero sin deudas. Podrás salir de la ASNEF y otros ficheros de morosos y, con tu economía saneada, podrás volver a obtener financiación y rehacer tu vida.

Abrir chat
¿Podemos ayudarte?