NUEVO SERVICIO DE MEDIACIÓN EN MÁLAGA

El Ayuntamiento de Málaga ha puesto en marcha una iniciativa para mejorar la convivencia entre los vecinos en los núcleos y barriadas de reciente creación, tal y como explicaron ayer el teniente de alcalde delegado de Derechos Sociales, Francisco Pomares, y la directora de Participación Ciudadana, Ruth Sarabia. En este caso, el servicio de mediación comenzará a funcionar en Soliva, al ser una zona de reciente creación.

Este servicio está formado por un equipo de seis personas con una formación específica enfocada a tratar asuntos de convivencia y a resolver conflictos. Para ello, se llevó a cabo una encuesta en la barriada, como primera medida, el pasado mes de mayo, en la que se determinó el número de población. En concreto, viven en el barrio unas 1.600 personas. Durante el mes de junio se inició el trabajo para fomentar la participación de los vecinos.

La iniciativa vecinal pretende ser un servicio de red externa que se relacione con los ciudadanos de forma que los propios habitantes resuelvan sus conflictos ellos mismos. «Es nuestro trabajo que el ciudadano sienta que tiene una persona cerca. Soliva es aún un barrio por crecer y construir», aseguró el delegado de Derechos Sociales.

La Red de Prevención y Mediación Comunitaria desarrolla habilidades básicas que fomentan la convivencia pacífica entre la ciudadanía. También está destinada a crear un mantenimiento asociativo, redes vecinales y de prevención y creación comunitaria, así como la participación del vecindario. Por lo que se pretende que sean los propios vecinos de la barriada quienes defiendan sus problemas y los que tomen decisiones, intervengan en la realización de las propuestas y los que evalúen sus resultados para consensuar una resolución.

«Un buen mediador es el que debe dar las herramientas a otras personas. Educar a la ciudadanía en su libertad. El grado de éxito que se pretende obtener se dará en el momento en el que Soliva esté por sí sola sin ayuda de los profesionales», afirmó Pomares.

En 2007 ya se realizaron prácticas de prevención de conflictos con una medida llamada Fomento para la convivencia, con la implicación de las organizaciones ACCEM y Málaga Acoge en las barriadas de Cruz de Humilladero y Miraflores. En 2011, a través del proceso elaborado anteriormente, se hizo una guía de convivencia vecinal con temas más habituales y un enfoque intercultural. La difusión del proyecto durante la primera parte alcanzó los mil ejemplares. El resultado no fue el esperado, ya que el mayor uso de esa información era por parte de asociaciones de vecinos.

Sarabia afirmó que tras el estudio realizado anteriormente se ha llegado a formar este servicio que ayudará a los vecinos de Málaga en asuntos que se dan por hecho, como las derramas o las tradiciones del barrio. «No todo el mundo tiene conciencia de ello y deben aprender», precisó.

Laopiniondemalaga.es,CMICAV.

No Comments Yet.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.