¿ERES AUTÓNOMO O ASALARIADO? ¿NO PUEDES PAGAR TUS DEUDAS?

¿Qué documentación será necesaria  para iniciar el procedimiento de la Ley de Segunda Oportunidad?

El proceso de la Segunda Oportunidad se inicia realizando una solicitud dirigida bien al notario, para el caso de que seas persona física o bien, al Registro Mercantil, si eres empresario. Para ello, será necesaria la aportación de una determinada documentación.

En la solicitud deberás aportar los siguientes conceptos:

  • Copia del DNI que acredite el domicilio o certificado de empadronamiento.
  • Certificado de nacimiento o libro de familia (para acreditar la inscripción en el Registro Civil.
  • Certificado de antecedentes penales.
  • Certificados de rentas y copia de la misma.
  • Documentos laborales:
    1. Certificado de rentas, y en su caso, certificado relativo a la presentación del Impuesto de Patrimonio, expedido por la Agencia Estatal de Administración Tributaria o el órgano competente de la Comunidad Autónoma, en su caso, con relación a los últimos cuatro ejercicios tributarios.
    2. Últimas tres nóminas percibidas.
    3. Certificado expedido por la entidad gestora de las prestaciones, en el que figure la cuantía mensual percibida en concepto de prestaciones o subsidios por desempleo.
    4. Certificado acreditativo de los salarios sociales, rentas mínimas de inserción o ayudas análogas de asistencia social concedidas por las Comunidades Autónomas y las entidades locales.
    5. En caso de trabajador por cuenta propia, si estuviera percibiendo la prestación por cese de actividad, el certificado expedido por el órgano gestor en el que figure la cuantía mensual percibida.
    6. Declaración responsable del deudor o deudores relativa al cumplimiento de los requisitos exigidos para considerarse situados en el umbral de exclusión según el modelo aprobado por la comisión constituida para el seguimiento del cumplimiento del Código de Buenas Prácticas, cuando la vivienda habitual del deudor se encuentra gravada con un derecho real de hipoteca.
    7. Certificado de pensión de jubilación.
    8. Si estuviera obligado a llevar contabilidad, las cuentas anuales correspondientes a los tres últimos ejercicios.
  • Certificado de las cuentas bancarias de las que eres titular emitidos por la correspondiente entidad bancaria, con expresión de la cantidad existente en ellas.
  • Los bienes inmuebles de los que eres titular y los certificados de dominio y cargas o gravámenes expedidos por el Registro de la Propiedad, así como las escrituras de compraventa de la vivienda habitual y de constitución de la garantía hipotecaria y otros documentos justificativos, en su caso, del resto de las garantías reales o personales constituidas, si las hubiere.
  • Los bienes muebles de los que eres titular, junto con un anexo adjunto con la descripción de cada bien, identificando respecto de cada bien, su tipo, nº de matrícula o registro y fecha de adquisición. (joyas, vehículos, obras de arte, etc.)
  • Lista de acreedores, especificando su identidad, domicilio y dirección electrónica, con expresión de la cuantía y vencimiento de los respectivos créditos.
  • La relación de los contratos en vigor y la copia original de los mismos o, en su defecto, copia fehaciente. (alquiler de vivienda, locales de negocios, etc)
  • La relación de gastos mensuales aproximados que se prevea, con expresión de la cantidad.
  • Los trabajadores que tengas a tu cargo, en su caso.
  • Deudas pendientes con tarjetas de crédito.

 


STS 2253/19, SECC 991. El Tribunal supremo abre la puerta a la exoneración de deudas de carácter público a los deudores que hayan tramitado anteriormente una Mediación Concursal,  y posteriormente  hayan solicitado la tramitación de un expediente de Ley de segunda oportunidad.

Esta sentencia refuerza la conocida Ley de Segunda Oportunidad, ampliando la capacidad de los juzgados de lo mercantil para actuar sobre las deudas contraídas con la Agencia Tributaria y la Tesorería General de la Seguridad Social. La Ley, publicada en el BOE en julio de 2015, se presentaba como un instrumento que permite empezar de cero a las personas físicas incapaces de afrontar sus deudas siempre que cumplan una serie de requisitos. La ley no exoneraba de ninguna deuda contraída con la AEAT y la Seguridad Social, así como los créditos por alimentos contraídos tras un divorcio.

El fallo del Supremo viene a corregir la limitación. Con fecha de 2 de julio, la sentencia desestima el recurso de casación interpuesto por la AEAT contra una sentencia previa de la Audiencia Provincial de Palma de Mallorca (diciembre de 2015) en la que se daba la razón a una persona que se había acogido a la Ley de Segunda Oportunidad. El fallo no solo permite a los juzgados perdonar más de un 70% de la deuda sino también establecer planes de pago de hasta cinco años para el resto teniendo en cuenta su capacidad económica real.